top of page

El alma del Mazda RX-Vision

Actualizado: 15 nov 2019

El auto concepto “Mazda RX-Vision” es en esencia una declaración de intenciones. En primer lugar, por intentar renovar uno de los motores más representativos de nuestra historia: el motor rotatorio, y por evolucionar el distinguido diseño de Mazda, llevándolo más lejos y colocando a la marca en nuevas alturas.



“Mi sueño es posicionar la marca en lo más alto; convertirnos en una marca realmente exclusiva”, explica Maeda. “Quiero que Mazda sea sinónimo de excelencia: la máxima calidad en cada producto, así como un extraordinario servicio en cada uno de los distribuidores. Éste es el gran reto de Mazda”.








Y lo cierto es que Ikuo Maeda ha convertido este reto en su misión de vida. Desde que se incorporó a la empresa en 1982, con tan solo 23 años, ha sido testigo de su crecimiento y transformación. Además ha plasmado su firma en modelos tan importantes como el anterior Mazda2 o el RX-8 Vision con motor rotatorio. Momentos particularmente conmovedores para él y para su padre, Matasaburo, diseñador del original Mazda RX-7.



Para Mazda, la conexión entre vehículo y conductor siempre será fundamental. “Un coche debe tener carácter, transmitir la sensación de que es una máquina. Y también poseer unas cualidades mecánicas”, añade Maeda.



Este relato cobró vida en el imponente diseño del Mazda RX-Vision. Desde su capó alargado y rebajado a la mínima expresión –gracias al tamaño compacto del motor rotativo– hasta su cabina consagrada al conductor –con su cambio de marchas manual–, el Mazda RX-Vision es una máquina con todas las letras. Una máquina irresistible que consigue estar a la altura de sus predecesores, sin apartar la mirada del futuro.



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page